Gracias a la ciencia y la gerontología, la esperanza de vida es cada vez mayor y esto nos lleva a reflexionar: ¿Cómo prepararnos para nuestro envejecimiento? ¿Cómo enfrentar la vejez de mis padres? ¿Cómo mejorar la calidad de vida? Muchos nuevos desafíos nos esperan y espero en este espacio poder ayudar a que todos tengamos un envejecimiento pleno y lleno de vida...
Tarde o temprano, llegará: ¡la batalla contra el tiempo, ya está perdida! Así que mejor preparémonos para disfrutar cada minuto...
Cariños,
Elia
___________________________________________________________________
VISITA MI WEB

http://www.eliatoppelberg.com/

ENVIAME TUS PREGUNTAS
eliatoppelberg@gmail.com
________________________________________

sábado, 26 de febrero de 2011

El otoño de la vida

Qué temprano se nos hizo... tarde

Cada palabra escrita en este video es un canto a la Madurez. ¡Disfrutémoslo!

video

martes, 22 de febrero de 2011

Alfredo Alcón: Sigo con miedo de salir a escena

En una entrevista sin desperdicio, que Olga Cosentino le hizo y que fue publicada por >Capital Intelectual, el actor de ocho décadas sigue con miedo a salir a escena pero no le teme a la muerte.
"El miedo no es lo mismo que negación, y una sociedad que niega la muerte no ama la vida, por eso hoy, hablar de la muerte, de la fragilidad, del miedo está mal visto. Te dicen amargado si hablás de esas cosas, pero los que eluden esos temas son los más débiles y temerosos. Quien se atreve a nombrar aquello a lo que teme no es más débil, es más fuerte.

El miedo es hermano de la curiosidad. Yo acepto mi miedo a salir a escena, lo nombro y me hago cargo de él, porque a la vez siento curiosidad. Lo mismo me ocurre con la muerte y con la vida. Frente a muchas cosas, inicialmente tengo el impulso de decir que no, por miedo, pero a continuación siento curiosidad por saber que hay dentro de ese fantasma que me atemoriza.

No le temía a la muerte cuando estuve muy grave. Será que cuando uno está mal tiene menos cuerpo.

Alfredo Alcón en Martín Fierro
Ya me paso otra vez en un avión. Había estado en un festival de cine, en Brasil, con la película Martín Fierro. Cuando ya había regresado, el presidente del festival me llamó para pedirme que volviera porque era posible que se premiara la película.

Conseguí un pasaje en un vuelo a Roma con escala en Brasil. O sea que iba lleno de monjas y algunas personas normales. A poco de despegar, entramos en una zona de tormenta tan fuerte que se abrían las puertas de los portaequipajes de la cabina, se caían bolsos y paquetes y el avión se movía terriblemente.

Yo venia sentado del lado de la ventanilla y miraba ese infierno de rayos y relámpagos. De pronto empecé a escuchar “Dominus Christiii, Santi Spiiirituuu y me decía: Qué muerte más estúpida me viene a tocar. Pero estaba tranquilo como estoy ahora. Solo lamentaba que me ocurriera por ir a buscar un premio de mierda, que a lo mejor ni me lo daban.

Recuerdo que de pronto me vinieron ganas de mear y pensé: Encima me voy a morir con ganas de hacer pis. ¡No! Me levanté, tardé mucho en llegar al baño y cuando salí una azafata me preguntó adonde iba; le respondí… iba a Río, pero ahora esa es una pregunta metafísica. Como ves, me lo tomaba con humor, es decir que no tenía miedo.

Pero, más allá de esta anécdota, pienso que cuando se trata de una enfermedad que te puede llevar a la muerte, uno no tiene envidia de la vida. Yo estaba en un estado de pasividad y me quería quedar tranquilo y miedo no tenía."

jueves, 17 de febrero de 2011

Marta Minujín, aprendiendo de su experiencia


El diario La Nación publicó una extensa entrevista a la artista plástica Marta Minujín donde cuenta experiencias personales como que con su marido no salen ni comparten amigos, pero se aman hace muchas décadas, que le cansa la normalidad de sus hijos, pero tienen muy buena relación, y cómo pudo hacer un click en su cabeza y salir de la fuerte adicción a la cocaína.

Si pensamos vivir muchos años, tenemos que hacer el esfuerzo de la flexibilidad, especialmente mental y ver cómo hay personas diferentes, ni mejores ni peores; pero Marta es especialmente diferente y sería un logro si podemos leer la entrevista hasta el final, sin haberla enjuiciado o puesto en moldes, que de hecho ya están resultando viejos.

Para leer la nota completa, pulse AQUÍ

domingo, 13 de febrero de 2011

Este mundo cibernético...

En el artículo del diario La Nación se explica minuciosamente lo que significa el mundo cibernético para aliviar a los que como yo me ha costado y me sigue costando seguirle el ritmo a la vorágine del mundo tecno.

Pero en defensa de los que nos denostan porque sabemos muy poco de redes y buscadores, tomé de la nota lo siguiente: Pasamos de herramientas que servían para algo, a otras que no sirven, de entrada para nada, pero pueden usarse para todo.

¡¡¡Y Heme allí!!!

Mi marido ha tenido una paciencia infinita para convencer a ochentones de la familia, e inclusive a mí, para que entremos en el mundo de Internet. Si bien lo hemos hecho, no estaba todo dicho.

Hace una semana decidió cederme su IPhone, y sonriendo me dijo: Hoy cambia tu vida. Habrá un antes y un después de este regalo.

Para los ignorantes como yo, este aparato dispones de línea telefónica, acceso a Internet, toda la música del mundo, cámara fotográfica, entre otras funciones.

Pues bien, mi vida cambio; desde ese día vivo estresada, y en algún momento del día me saltan las lágrimas. Si bien soy de lágrima fácil, que otra cosa podría sucederme cuando quiero hacer un llamado donde antes tenía mis 100 contactos, ahora tengo 2.000, pero no encuentro a nadie, es más, llamo a gente que no quiero. No logro enviar mensajes, y mucho menos recibirlos y ni pensar de navegar por la red.

Lo raro es que no me haya dado un ataque de pánico.

Mi marido sigue paciente, diciéndome que es cuestión de tiempo.

Se ve que tengo que esperar.

Esperemos, es una puerta para disfrutar de aquí en más; no dejemos que los miedos que provocan las viejas creencias nos paralicen.

jueves, 10 de febrero de 2011

Woody Allen, su última película

Conocerás al hombre de tus sueños
¿Para qué?

Muchos tenemos opinión formada sobre Woody Allen, la mía es siempre el reconocimiento a un grande.

En su última película, “Conocerás al hombre de tus sueños”, muestra descarnadamente y por momentos patéticamente, la dificultad de aceptar el paso del tiempo, pero también muestra que el cambio de viejas creencias puede traer alivio a algunos sufrimientos de la vida.

No la recomiendo para menores de 30, porque ellos viven en término de relaciones algo que es, no sé si mejor o peor, pero por suerte absolutamente diferente.
La entrevista adjunta nos ayuda a reflexionar. Si lo hacemos, no estará de más.
http://www.clarin.com/espectaculos/Woody-Allen-vuelve-sabio-vejez_0_421157912.html  

domingo, 6 de febrero de 2011

Amor de madres - Adopción y mucho más...

Película más que recomendable para conocer minuciosamente el mundo de aquellos que dan en adopción, los que adoptan, y los sentimientos de los niños en juego.

Pero me resultó imperdible las posibilidades de reflexionar sobre el sufrimiento que provocan los secretos o malentendidos en las familias y la necesidad de comprender que siempre se está a tiempo, si tomamos el coraje de encarar los temas que nos distanciaron, de transformar una vida desgraciada en una llena de comprensión, aceptación y perdón.

Estamos acostumbrados a la creencia de que con el paso del tiempo podemos cambiar; yo diría que necesariamente tenemos que ocuparnos de evolucionar y el Director y Guionista, Rodrigo García, lo mostró muy bien. Es esa evolución la que nos permite cambiar y tener distintos puntos de vista a lo largo de los años, que generalmente son para el bien de todos.

Odiar a una madre durante años y luego dejar que el corazón se exprese amorosamente debiera ser un objetivo. Perdonar a aquellos que por error u omisión nos dañaron, debiera ser otro.

No dejemos para mañana. Aclarar, decir lo que sentimos, escuchar las razones del otro, siempre nos va a mejorar como personas. ¡A intentarlo!

martes, 1 de febrero de 2011

Kirk Douglas, un Grande de Hollywood

A los 94 años Kirk Douglas comenta en una entrevista:

Mis hijos no tuvieron las ventajas que tuve yo en mi infancia: cuando uno viene de la pobreza más abyecta, no hay otra dirección adonde ir que no sea hacia arriba.

Sé que el amor es más hondo a medida que uno se hace más viejo.

Descubrí que Dios no necesita que le cantemos alabanzas sino que seamos mejores como personas.

Sé que todo buen aprendizaje termina sólo cuando estás bien muerto.

Sé que "Atrapado sin Salida" fue una gran decepción en mi vida. Compré los derechos para cine, pero nadie quería hacer una película con eso. Entonces pagué para hacerlo en Broadway, pero tampoco. Había una línea en especial en el libro que me parecía inigualable: cuando McMurphy trata de arrancar el lavatorio de la pared delante de los demás internos y no puede. Y todos lo están mirando y él gira hacia ellos y les grita: ¡Por lo menos traté! Hay días en que pienso que ése debería ser mi epitafio.

Todo el mundo se la pasa hablando de los viejos tiempos: que las películas eran mejores, que los actores eran superiores, que la gente era más solidaria. Lo único que yo sé de los viejos tiempos es que ya pasaron.

Creo que recién ahora empiezo a saber quién soy. Como si mis virtudes y mis defectos hubiesen estado hirviendo en una olla todos estos años y con el hervor se hubieran ido evaporando y convirtiéndose en humo, y lo que queda en el fondo de la olla es mi esencia, y se parece inquietantemente a aquello con lo que empecé al principio.


Realmente una sencilla y profunda síntesis. Vale la pena agregar que no deja traslucir los sentimientos que quizás le despierten el saber que su hijo Michael de 66 años padece de un cáncer de pronóstico reservado.

La vida ofrece siempre una de cal y una de arena. Lo importante es que la esencia nuestra, pueda contener a las dos.

¡Que bueno poder enunciar una frase para el epitafio que nos represente cabalmente!